Artesanía

La labor artesanal original de la zona de San Pedro es un trabajo que se ha heredado desde las más antiguas manifestaciones que se encuentran en exhibición actualmente en el Museo del Pueblo. Aún cuando muchas de esas manifestaciones se han perdido a través de los siglos, otras han sido traspasadas generacionalmente pasando a formar parte de las actividades tradicionales de la población.

Una de las manifestaciones más desarrolladas, son los finos tejidos elaborados con lana de llama, alpaca y oveja. Se puede encontrar chalecos, calcetines, bufandas y otra serie de productos tejidos a palillo o a telar con el que se elabora también alfombras, frazadas, chales, bajadas de cama, bolsos y diversos artículos de coloridos diseños. Actualmente se realiza una importante trabajo de recuperación de técnicas textiles atacameñas, a través de estudios especiales que han arrojado luz de técnicas perdidas y que se intenta reinstalar en la actividad comunitaria.

 

La artesanía en piedra volcánica, desarrollada con especial ahínco en la localidad de Toconao, es una de las actividades más características de este pueblo. Reproducciones de campanarios e iglesias de la zona, de animales locales y una variedad de diseños son elaborados en distintos tamaños y formas. Existe algún intento de escultura en la misma piedra, arte que encontró su mejor exponente hasta el momento en el ya fallecido artista Julio Vilte quien desarrolló una importante labor en esta área. Sus rostros de indígenas y personajes de la zona, traspasaron el límite comunal para ser expuestas en otros lugares de Chile y el extranjero.

 

Así también y de gran importancia son las reproducciones de la antigua cerámica atacameña, tanto para uso doméstico como ritual, fabricadas a la usanza por expertas manos de artesanos de la zona, quienes intentan rescatar los procesos originales de fabricación.

Cabe destacar el trabajo realizado en madera de cactus pulida, que da origen a rústicas paneras, lámparas, instrumentos musicales y variedad de adornos hechos en pueblos del interior como Talabre, Cámar y Socaire. Para ello se utiliza los troncos de cactus ya secos.

 

Existe un trabajo de reproducción de piezas arqueológicas tales como tabletas de inhalación de alucinógenos, puntas de flecha elaboradas en piedra y piezas de cerámica antigua.

 

De la variedad de semillas de los árboles autóctonos de la zona ha nacido una forma más moderna de artesanía local, que se fabrica uniendo las semillas con hilo para originar cortinas, colgantes, lámparas y una suerte de productos de singular belleza decorativa.

 

Existe un creciente número de talleres dedicados a la producción de diversas formas de expresión artística y artesanal como cerámica, escultura, orfebrería, cuero, entre otras. En ellos se imparte muchas veces clases a los residentes y la intención general es difundir y potenciar los espacios de creación en un pueblo que ofrece todas las ventajas al artista.

 

Todas estas expresiones artesanales se pueden encontrar en las tiendas ubicadas en las calles principales de San Pedro, en la Feria Artesanal del pueblo y también en la Agrupación de Artesanos Licancabur cuyo trabajo se puede apreciar en una tienda propia ubicada camino a la escuela. En muchas de las tiendas se podrá encontrar también y en gran cantidad artesanía proveniente de Bolivia, así como de otros países de Latinoamérica. Igualmente cada pueblo de los alrededores posee algún tipo de exhibición artesanal que puede ser visitado.

About Author

client-photo-1
TREKANA

Comments

Deja un comentario